martes, 18 de septiembre de 2012

TÍTULOS SUPLETORIOS


Anteriormente se señalo lo que eran los JUSTIFICATIVOS DE PERPETUA MEMORIA, y que dentro ellos se encontraban los TÍTULOS SUPLETORIOS, en donde se busca obtener titulo suficiente de propiedad sobre una casa o un edificio que se construyo a sus expensas.

Estos Títulos se tramitan en los Tribunales de Municipio por no ser de Jurisdicción contenciosa, este tramite por su carácter de autentico, de fecha cierta si se llegare a un presentar litigio contencioso en cuanto a la propiedad.

¿QUE SE NECESITA PARA TRAMITARLO?


1.Se necesitan 2 testigos que tengan conocimiento cierto de todas las construcciones y mejoras que ha realizado.

2.La carta Catastral con el Croquis donde se pueda verificar el sitio. Estas Cartas pueden ser tramitadas en la Alcaldía de su Municipio.

3.Copias de las Cedulas de la Persona que tramita el Titulo y de los 2 Testigo.

4. Un abogado sera el que redacte el documento con todas las descripciones de las Bienhechurias. 

¿SE PUEDEN REGISTRAR?

Si el terreno es propio, si se puede registrar , pero si el propietario es otra persona se necesita la autorización por escrito de esta persona, si el terreno es municipal no se puede registrar.


Se debe dejar claro que el Titulo supletorio no es un Titulo de Propiedad, solo vale como titulo justo y autentico para legitimar la posesión, pero en ningún momento puede perjudicar el derecho de terceros de Propiedad, por eso mismo es necesario, en el caso de que quien tramite el Titulo Supletorio no sea dueño del Terreno  la autorización del Propietario del Terreno para su Registro  y en el caso de Terrenos Municipales no se pueden registrar, siendo este requisito necesario a la hora de solicitar la Carta de Propiedad ante la Notarias. 



LA NATURALEZA JURÍDICA DEL TITULO SUPLETORIO.

La Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, dejó sentado en sentencia Nº 624, de fecha 8 de agosto de 2006 (Exp. N° 06-444, caso: Carmen Lina Provenzali Yuste Vs. Romelia Albarran de González), lo siguiente: 

“…En este sentido cabe señalar, que la decisión dictada por esta Sala de Casación Civil en la fecha antes indicada, declaró con lugar el recurso de casación interpuesto por la parte demandada, en contra de la sentencia de fecha 13 de marzo del 2000, proferida por el Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, del Tránsito, del Trabajo y Menores de la Circunscripción Judicial del estado Barinas, hoy Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, del Tránsito, del Trabajo y de Protección del Niño y del Adolescente de la misma Circunscripción Judicial, por haber infringido el artículo 1.359 del Código Civil, al contravenir la regla de valoración de la prueba documental conformada por un título supletorio o justificación de memoria perpetua. En aquella oportunidad la Sala estableció lo siguiente: “…De la transcripción, se evidencia que la recurrida se fundamenta en el referido título supletorio, para otorgar la propiedad, al expresar que “la demandante ha demostrado que fueron sus causantes los propietarios de dicha vivienda la cual construyeron y no traspasaron de ninguna forma a persona alguna...”. Precisamente, lo que alega el formalizante es que la recurrida al valorar el referido justificativo de perpetua memoria, y deducir de él la propiedad de la casa objeto de la acción de reivindicación, infringió el artículo 1.359 del Código Civil, al darle el mismo carácter probatorio que a los documentos públicos. 

VALORACIÓN PROBATORIA DEL TITULO SUPLETORIO EN JUICIO.

Sobre la valoración probatoria del título supletorio, esta Sala de Casación Civil, en fallo de fecha 22 de julio de 1987, caso IRMA ORTA DE GUILARTE contra PEDRO ROMERO, estableció la siguiente doctrina: 
“...El título supletorio, como elemento probatorio que es, deberá estar sometido a la contradicción de prueba por la parte contraria en el juicio en el cual se pretende hacer valer; esto a fin de determinar si dicho título se pretende hacer valer ante el ‘tercero en sentido técnico’, o sea, el tercero cuyo derechos quedaron a salvo, por imperio de la misma disposición legal. 
Así lo ha interpretado esta Corte: 
“Las justificaciones para perpetua memoria o títulos supletorios son indudablemente documentos públicos conforme a la definición legal contenida en el artículo 1.357 del Código de Procedimiento Civil; pero la fe pública que de ellos dimana se limita al hecho de haber declarado los testigos sobre determinados particulares y a la existencia de un decreto judicial. La fe pública en tales actuaciones no prejuzga sobre la veracidad o falsedad del contenido de los testimonios, los cuales pueden ser posteriormente, controvertidos en juicio contencioso...” 
Como se denota, la valoración del título supletorio está circunscrita a los dichos de los testigos que participaron en la conformación extra litem del justificativo de perpetua memoria, por lo que la misma, se repite, para que tenga valor probatorio, tendrá que exponerse al contradictorio, mediante la presentación de aquéllos testigos para que ratifiquen sus dichos, y de esta forma ejerza la parte contraria, el control sobre dicha prueba. 
De la revisión de la actas, esta Sala constata que en el sub iudice no fueron llamados aquellos testigos que participaron en la conformación del justificativo de perpetua memoria, por lo que, al tratarse este justificativo de una prueba preconstitutiva, su valoración no puede afectar a terceros ajenos a su configuración y, por tanto, no puede asimilarse su efecto probatorio al de un documento público, con efectos erga omnes. 
Por otra parte, este Tribunal Supremo tiene establecido que tal documental no es suficiente para probar y justificar el derecho de propiedad. Así, en fallo de fecha 17 de diciembre de 1998, en el caso Pedro Silva contra Corpoven S.A., la Sala Político Administrativa, estableció: 
“...En este sentido se aprecia que el título supletorio no es documento suficiente para probar y justificar el derecho de propiedad, es decir, no constituye un elemento de convicción suficiente sobre la propiedad de un inmueble. 
Dicho título a pesar de estar protocolizado, no pierde su naturaleza de extrajudicial, por lo que carece de valor probatorio en juicio..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada